En 1980, Richard Donner, director de “Superman: La película”, explicaba en el making off de “Superman II” que cuando le plantearon la secuela pensó en el reto que tenían por delante. Con la primera habían hecho plausible que un hombre podía volar, en la segunda parte el reto consistía en llevar esa experiencia a cotas más espectaculares.

Han pasado más de treinta años de aquella entrevista y ahora, una nueva generación de cineastas, intenta acatar el reto contrario. Zack Snyder, director de la próxima “Man of Steel”, acomete el intento de presentar un nuevo Superman que pese a sus extraordinarias capacidades puede pasar por un humano más, con su dosis de sufrimiento metafísico incluida. Esta revisión se encuadra dentro de la corriente oscura y psicológicamente compleja a la que se ha llevado las películas de Superhéroes y que de tan moda puso el Batman de Christopher Nolan, productor de esta nueva versión del héroe norteamericano por antonomasia.

El desafío no es sencillo, el héroe de la S tiene tras de sí una legión de fans que no están dispuestos a volver a pasar por una decepción parecía a la de la anterior adaptación del personaje al celuloide. La versión que dirigió Bryan Singer fue descrita, por algunos fanáticos de la mitología de Superman, como una “insultante copia de la película original de Donner pero falta del ritmo y de la acción que demandan los nuevos tiempos del cine”. Sólo hay que escuchar las extensas tertulias sobre el universo de Superman que se dan en internet, para ver el nivel de exigencia y de respeto al personaje que se espera de quien planee su reaparición en una sala de cine. Buen ejemplo de ello es uno de los podcast más sobresalientes en cuanto a esta temática se refiere, “El sótano del planet” (asociado a la página web www.supermanjaviolivares.net), en el que se discuten y debaten los detalles de esta producción así como todo aquello relacionado con el héroe de la S en el pecho.

La nueva cinta, aparentemente, va por buen camino. Zack Snyder es el capitán de la nave y parece hacer hecho un gran trabajo a juzgar por la opiniones, que se han podido leer por la red, de todos aquellos que han tenido la fortuna de ver el montaje cerca de estar acabado. No obstante a Snyder le avala el solvente trabajo que hizo con obras de comic como “300” y “Watchmen”.

En cuanto al reparto, cuenta con la participación de dos pesos pesado de Hollywood como son Kevin Costner y Russel Crowe interpretando a Jor-el (el padre biológico de Superman) y Jonhattan Kent (el padre adoptivo de Superman/Clark Kent) respectivamente. Ambos se verán arropados por Laurent Fishburne que interpretará al primer director del Daily Planet, el periódico donde trabaja el alter ego de Superman, de raza negra.

Pero por encima de todos ellos destacan el trio protagonista de toda película del “Hombre de Acero”. El propio Superman, interpretado por un, dicen, inmejorable Henry Cavill (aunque ya sabemos que no escapará de la comparación con Christopher Reeves). Amy Adams se encargará de personificar a la periodista, y enamorada del héroe de la capa, Lois Lane. Por último, el enemigo, el general Zod, encarnado por el actor que más elogios se ha llevado una vez se han podido ver numerosos extractos de la película, el actor Michael Shannon.

¿Habrán conseguido dar con nuevas dimensiones del personaje? ¿Lograrán la intensidad que se consiguió con “El caballero oscuro”? ¿Al fin contará Superman con un enemigo de peso en lo interpretativo? ¿Se habrá logrado el equilibrio entre acción y narrativa pausada que no consiguió Singer? ¿Se notará la mano de Nolan? ¿Habrán logrado controlar el afán por la cámara lenta de Snyder? ¿Pasará el corte de los fans Cavill y el traje de malla? ¿Seguirá intacta la mitología de Superman después del The End?

Para tratar de responder algunas de estas preguntas os pongo el tráiler a continuación, para el resto tendréis que esperar al 21 de junio.