Vaya desastre

De mayor quiero ser asesor político. De esos que se prestan a dar consejos cual experto pero que, en el momento de la verdad, se quedan en la sombra dejando salir a la luz a quien le paga la nómina. De esos que, en un momento de supuesta lucidez, le dicen al Presidente del Gobierno de España que, lo mejor para dar explicaciones tras una acusación de financiación ilegal, es que evite las afiladas garras de los periodistas sedientos de (su) sangre y que se limite a leer una declaración, a través de una pantalla, en un cuarto anexo al que se encuentren los perversos redactores.

Leer más

Dr. Mourinho y Mr. Mou

Que el vestuario del Real Madrid siempre ha sido uno de los más difíciles de gestionar no creo que sea un secreto para nadie. La envergadura del club hace que lleguen al mismo las máximas figuras del deporte balompédico, y eso, en ocasiones convierte ese vestuario en una titánica lucha de egos desmedidos.

Leer más

Navidades en blanco y negro

Desde hace más de quince años vivo en un noveno. Esto propicia que desde mi ventana pueda disfrutar de una vista privilegiada de Madrid. Desde hace esos mismos quince años, cuando llegan estas fechas la ciudad adquiere un colorido especial. Este año no. De los otrora balcones decorados con réplicas de Santa Claus y luces de variados colores, sólo quedan como triste recuerdo unas cuantas luces azuladas en una ventana en frente de la mía.

Leer más

El retrato neoyorquino


“El cinismo acerca de la independencia del periodismo ha llevado a los espectadores y lectores a fuentes alternativas de noticias en la Web, lo que agrava los efectos de la crisis. “Hay una falta general de confianza, no sólo en los políticos, sino también en el ejercicio del periodismo”, dijo Carlos Barrera, profesor de periodismo en la Universidad de Navarra”.
Leer más

La LVP o la cara buena de los videojuegos


Hace tiempo que los videojuegos no son territorio distintivo de los niños, de hecho, cabe la posibilidad de preguntarse si alguna vez fueron coto exclusivo de chavales de corta edad. Hoy en día, la potencia de las máquinas que hacen posible que los universos creativos de los creadores de videojuegos se expandan hasta límites insospechados, logran que la frontera entre lo virtual y lo real sean cada vez más difusas.
Leer más

Policías, manifestantes y señores feudales

Foto de El Pais
Un despacho con una televisión encendida, la dueña del mismo observa atentamente, acompañada por su séquito más cercano, las imágenes que el aparato le muestra hasta que recibe una llamada de alguien no demasiado lejos de allí. “Esto se está complicando” le dicen. “Adelante, cargad” responde.
Leer más

Verdades incómodas de la discapacidad

mafia
Uno de los cuadrantes del método de la Ventana de Johari, el segundo concretamente, denominado el cuadrante ciego, determina que en una interacción entre dos personas, el emisor produce señales, inconscientes e involuntarias, que proporcionan información al receptor de la interacción. Si aplicamos esta técnica de una manera más concreta, podemos decir que algunas instituciones de discapacitados españoles no se dan cuenta de que están emitiendo señales, incluso para algunos de sus miembros, poco recomendables.
Leer más

El Rey y su recreo

Elephant

¿Habéis mirado a los ojos a un animal (no humano) alguna vez? ¿Habéis visto el cobijo que puede ofrecer a la vez que te muestra su vulnerabilidad ante una, supuesta, especie superior como es el hombre? ¿Qué defensa tiene un gamo en los montes del Pardo, un león en la sabana africana o un elefante en Botsuana ante el plomo y la violencia de una escopeta disparada a varios cientos de metros?
Leer más

El hambriento y alocado Jobs

El reflejo de Jobs
“Keep hungry, keep foolish” (Mantente hambriento, mantente alocado). Esta que se lee es la frase final que Steve Jobs les dedicó a los estudiantes de Stanford en su ya legendario discurso en 2005. En ella, se encierra el espíritu real del que conocemos como el hombre Apple. La leyenda nos lo ha descrito como el hombre que cambió la historia haciendo posibles gestas como el iPhone o el iPad. Se les olvido relatar un detalle, Steve Jobs no sabía programar. El cerebro de estas maquinas nunca estuvo en sus manos, sin embargo en el corazón de sus productos rezuma su alma. No compuso las sinfonías que confluyeron en los productos que obsesionan a millones de personas en el mundo, pero no se puede decir que escatimara en esfuerzos para que estos fueran lo más cercanos a la perfección posible.
Leer más

Los muertos en el armario de la SGAE

Teddy cabezón
En España abundan los que son cutres, poco decentes y con una cara dura propia de los más cínicos del lugar. En este país, algunos esperan que con parecer buenos los demás nos creamos que cuando han sido demonios es una etapa que pasó a mejor vida. Mucha piedra van a tener que picar, esos individuos, para que la causa que defienden se presente como pura e impoluta.
Leer más

Volver a arriba

INFORMACIÓN

Cambie esta frase y este título desde las opciones de administración de este tema.